Desarrollo FormaciónFormacion.html

Testimoniales

InicioBienvenida.html
CoachingCoaching.html


Querida Diana,


Mi coach, mi amiga, mi cliente, que tanto me ha ayudado en ese camino de reconocimiento y transformación. Que me ha ensañado a ver una luz muy brillante cuando yo estaba en un pozo oscuro, triste y vacío. Todo lo veía gris y ahora lo veo reluciente, con ganas de vivir y de experimentar cosas nuevas.


Me has ayudado a ver y superar algunos prejuicios que tengo. Me has hecho reconocer y apreciar el valor y poder que cada uno tiene para querer salir de donde está. Me has enseñado a tomar conciencia de las paredes que levantamos sin darnos cuenta, obsesionándonos y juzgando, y lo duro que resulta todo cuando dejamos de fluir. Me has dado la confianza y seguridad necesaria para poner todo mi empeño y esfuerzo en conseguir el cambio que deseaba. En ocasiones ha sido un proceso muy duro y difícil, dándome la sensación de ir para atrás y tentándome la comodidad de lo conocido, pero ahí estabas para infundirme de nuevo la confianza que me ayudara e encontrar la fuerza y la esperanza.


Te estoy muy agradecida por haberme despertado, por confiar mucho en mi, porque me has ayudado a ver las cosas con mas seguridad en mi misma y de otra manera. Esa seguridad que tengo y he descubierto la transmito a los demás, pues cuando una persona se quiere transmite eso y mucho más. Antes no sabia decir un “No” por lo que pudieran pensar y ahora, si tengo que decirlo, no queda en mi corazón ese vacío que antes sufría.


Estoy muy agradecida por haber trabajado contigo. Antes te tenía mucho cariño, ahora no tengo palabras ni lo puedo describir; lo humana que eres, lo generosa con tu entrega incondicional, el ánimo y empeño que pones para hacerme salir del letargo. Tu te esfuerzas aunque también pides mucho a la otra persona que esta trabajando contigo para que consiga su objetivo con fuerza, coraje y lucha. Gracias por enseñarme a saberme trabajar. Por esa transformación maravillosa y satisfactoria.


Decirte que es un placer tenerte como amiga, como coach y como clienta. Un placer haber trabajado contigo, experimentar cosas nuevas, comprobar lo profesional que eres, lo que transmites con tu sabiduría. No me canso de comentar a los demás todo lo que he aprendido contigo y te doy las gracias de todo corazón. Sabes que te quiero un montón.


M. Naranjo




A esa Dama de la gran sonrisa……….Diana


He de darte las gracias infinitas por haber descubierto, con tu ayuda, esa joya que se hallaba escondida en mi interior.


Ha sido muy gratificante y enriquecedor  comprobar, en cada sesión, que para una labor tan minuciosa, en tu mesa de trabajo, se utilizan continuamente herramientas tan prodigiosas y maravillosas como:


a) Tu sonrisa, que irradia luz y con la que me has enseñado a hablar con el mundo.

b) Tu energía y dinamismo, que se contagian y con los que me has dado la fuerza necesaria y me has marcado el camino a seguir para lograr mis objetivos.

c) Tu seguridad, que se transmite en cada frase y con la que has logrado que no ceje en el intento.

d) Tu profesionalidad, que se refleja en cada concepto y que me convenció  desde el primer minuto que había elegido a la persona adecuada que me ayudaría a conseguir lo que me había propuesto.

e) Tu gran corazón, que se abrió desde el primer instante y me acogió con un gran abrazo.

  1. f)Tu dedicación, que desde el primer día me ha servido de apoyo siempre que te he necesitado.


Todas ellas, has sabido utilizarlas de forma magistral para conseguir intensificar el brillo y aumentar el valor de esa joya, consiguiendo con ello que, poco a poco, a medida que vaya pasando el tiempo y con la constancia que me caracteriza me considere, gracias a tu ayuda, una GRAN OBRA MAESTRA.


El mundo necesita personas como tú, Diana, que nos ayuden a conocernos a nosotros mismos, sin juzgarnos ni juzgar, a no ser esclavos de lo que no tenemos y a ser capaces de FLUIR con la vida consiguiendo ser cada día un poquito más felices como lo has conseguido conmigo.


Mil gracias por ello.


C. Cámara




“El coaching ha sido para mí un proceso de transformación difícil, que ha requerido de mí mucho esfuerzo, mucho coraje, muchas ganas y deseo de salir de la situación, mucha sinceridad, y mucha confianza en mi coach, que a su vez se ha entregado a él.


A cambio me ha sacado del fondo del pozo a la superficie, me ha conducido de la oscuridad a la luz, de la parálisis al movimiento, del miedo y la inseguridad a la confianza, de la depresión a la alegría, de la muerte a la vida.


Para mí ha sido un resurgir de forma repentina, cuando el proceso llegó al punto álgido del descubrimiento, mezcla de luz y vivencia, quizá no fue de forma racional sino mas bien un proceso natural, como fruta madura que se desprende del árbol cuando llega su momento. En realidad no sabría explicarlo muy bien porque fue algo que se produjo.


No me canso de reconocer, de dar gracias a la vida por haberte encontrado en mi camino, Diana. Espero que algún día yo pueda devolver este regalo a la vida, que pueda servir a alguien.”


C. Rodríguez




“En referencia a que me ha aportado el coaching yo creo que lo más enriquecedor ha sido la guía hacia el cambio de observador. El poder dejar fluir las cosas sin intervenir (que me cuesta mucho) y que generaba mucho estrés y crispación alrededor, ha abierto una puerta a trabajar de una manera distinta. A que las cosas te afecten de manera diferente. Esto permite observar, entender y dejar trabajar a la gente mucho mejor.


Tanto en el plano personal como profesional. Creo que ha sido un pasito adelante para mí como persona, parándome a reflexionar sobre los valores y drivers que me estaban moviendo y hacia qué dirección estaba avanzando y si eso era lo que realmente yo quería, el inicio de una senda diferente.


En fin, sigo trabajándolo día a día porque es muy difícil mantener una línea y no volver a patrones aprendidos y muy implantados durante mucho tiempo, pero cada día analizo el cómo y lo trato de mejorar”


C. T. Pérez





“Decirte de nuevo y por escrito! que para mi, estas sesiones han sido un espacio de encuentro maravilloso, conmigo misma y contigo. Te agradezco enormemente tu ayuda, que ha sido real y profunda… no sabes con qué energía he salido! qué fuerza me has trasmitido! y qué entrega la tuya!, que reafirma mi fe en apostar en aquello que amo hacer.


Quiero decirte también que esto es la bomba, qué razón tenías: primero intentar comprenderla yo …y la magía del amor se manifiesta!


Gracias por descubrirme que los cambios han de partir de uno mismo, dando a los demás el espacio y respeto que se merecen. Cuando uno cambia, todo cambia. Gracias”.


S.B.





“Siento un gran agradecimiento al proceso de coaching vivido, porque sin él, sin esa experiencia, no estaría viviendo la realidad que estoy viviendo ahora. Y la realidad, mi realidad presente me encanta.


Antes de empezar el proceso de Coaching no tenía ni idea de lo que era. Tampoco sabía lo que quería yo. Creía que quería algo; algo que iba a solucionar mis problemas, que daría un sentido a mi vida y que me daría la felicidad.


Y en la primera cita con mi coach, Diana, descubrí que lo que creía que era la causa de mi infelicidad, no tenía nada que ver con ésta; descubrí que YO soy la única responsable de mi infelicidad, de mi felicidad, de mi suerte o de mi mala suerte, de mi situación y de mi vida. También me dí cuenta y esto no suele gustar reconocerlo, que había estado echando balones fuera desde hace mucho mucho tiempo: echando la “culpa” a otros (pareja, familia, pasado, karma o a lo que fuera…) de mis desgracias, que es lo más fácil del mundo.


Lo que no es tan fácil, pero evidentemente es la única forma de madurar y evolucionar como seres humanos, es coger cada uno las riendas de nuestra propia vida, conocernos a nosotros mismos (a nuestro verdadero yo) mejor que a nada ni a nadie y, sintiendo amor y respeto hacia cada persona, incluyéndonos a nosotros mismos, caminar nuestro camino, siendo los únicos responsables de nuestro destino.


Yo ya he cogido las riendas de mi vida y no las pienso soltar. Puedo ir al paso al trote o al galope, según me apetezca e ir donde mi yo quiera.


Estaré eternamente agradecida a Diana, mi coach, por haberme ayudado a descubrir dónde estaba la causa de todo mi malestar emocional y haberme enseñado las herramientas para corregirlo y para evitar que vuelva a aparecer. Esas herramientas para mi han sido como encontrar la llave del tesoro.


Con todo mi respeto y cariño”.


M.Argüello L.



 
DianaDiana.html
ContactarContactar.html

“Lo mejor que puedes hacer por los demás no es enseñarles tus riquezas sino hacerles ver las suyas propias” 

Goethe

DIANA MOLINA


Experta en Coaching - PNL

Socia fundadora de Adamson Molina S.L.